viernes, 30 de diciembre de 2016

Adorables Chicas Ye Yé (ACHYYs)

Creamos esta entrada para recuperar la historia de las adorables chicas ye yé españolas; una lista bien nutrida de cantantes que seguro vamos a estar elaborando durante años.... Así que mejor empezar cuanto antes. Y puestos a empezar, queremos hacerlo con las chicas más misteriosas y desconocidas, aquellas sobre las que más escasea la información. Como siempre, sería de agradecer que lectores, expertos e interesados en el tema nos regalen nuevos datos. Si pudiera ser por ellas mismas. No nos importa que ya no seáis tan jovencitas. Os admiramos igual. 





Alexandra



Alexandra fue una estilosa cantante profesional, curtida ante el público europeo, que a finales de los años 60 del siglo xx recorrió escenarios de Milán, el Hotel Savoy de Londres y el Casino de Estoril en Portugal.

En 1967 tuvimos la suerte de que grabara un single en España para Sonoplay, con divertidos temas soul-ye-yé. La cara A llevaba una versión del tema de los Four Tops (Reach Out) I'll Be There (1966) adaptada al castellano con el título Es mejor dejarlo como está; tema que por entonces hacía furor en España, ya que también lo grabaron Bruno Lomas, Alex y Los Findes, Vicent, Los Cuernos, Los Stop (con un título diferente: Extiende tus brazos) y hasta en versión flamenco-pop por Maruja Garrido. Si bien lo mejor del disco estaba en el tema de su cara B, A todas tomas por tontas, número firmado por el exitoso cantante Luis Aguilé, en el que Alexandra mostraba sus mejores dotes vocales, acompañada por un chispeante conjunto soulero.




Al parecer fue el propio Luis Aguilé quien favoreció que Alexandra volviera a ser contratada poco después para una interesante aventura discográfica y fotográfica, la novela musical Canción de amor, escrita por Antonio Losada y financiada por la marca de leche condensada La Lechera, con canciones compuestas por el propio Aguilé, con arreglos musicales de Leon Borrell, Waldo de los Ríos y Gérard Bercy. Una novela única en su género, la primera de carácter musical que se emitió en España a través de la radio, por cerca de 70 emisoras, desde el día 13 de enero de 1969. El proyecto tuvo una plasmación física en un disco LP, editado por Nestlé en 1969, que contenía una canción interpretada por Alexandra, ¿Qué será de mí?, de nuevo un numero soul ye-yé de lujosa producción, que continúa en la onda de A todas tomas por tontas; y también en una foto-novela, o más bien en una novela ilustrada con fotos, que acompañaba al disco, en la que Alexandra participaba como modelo estelar, encarnando nada menos que a Estrella, la protagonista de la narración, pensada para enternecer los corazones de los españoles.


Por exigencias del guión, Estrella (Alexandra) es una humilde cantante gallega, invidente, de cabellera morena, al principio del relato, que se convierte en rubia-de-peluca al final, cuando logra abrirse paso en el mundo del espectáculo y triunfar al lado de Luis Aguilé (quien, por otra parte, encarna a un compositor rebelde). Llegados a este punto nos quedamos con la miel en los labios, ya que carecemos de dato alguno más sobre esta artista.




















María Jesús



La cantante María Jesús Aguirre estaba vinculada al mundo del teatro, era miembro de  la Compañía de Teatro Español y participó con gran éxito en la versión española del musical Sonrisas y lágrimas, estrenada en el Teatro de la Zarzuela de Madrid en 1968. Además nos dejó interesantes grabaciones en varios discos colectivos, como es el codiciado EP Cenicienta Pop (Sonoplay, 1966), que narra en clave humorística y moderna el cuento de la Cenicienta, donde parece haber puesto voz a la protagonista, interpretando dos divertidos temas ye yé: el primero, en el que Cenicienta se queja de lo anticuados que son sus contemporáneos, que sólo saben bailar pavanas y no conocen el twist, cantando con insistencia "mi familia no me entiende, nadie nadie me comprende", y otro número interpretado a medias con el gran Eduardo Bohr (que evidentemente hace de príncipe), cuando ambos personajes se encuentran en el baile. En el disco también están acreditadas las voces de Aurora de Andrés y Aurora Hermida, pero todo parece indicar que a estas hacían los coros y que María Jesús era la cantante solista.



Mil novecientos sesenta y ocho fue su año. Durante el mismo, además de frecuentar los escenarios teatrales, participó en varios festivales de la canción, comenzando por el mismísimo de Eurovisión, ya que María Jesús fue una de las integrantes del trío femenino que acompañó a Massiel a Londres para hacer los coros de la celebérrima canción La, la, la, escrita por Arcusa & De la Calva (El Dúo Dinámico), que, como todos saben, resultó ganadora en el citado certamen, celebrado en el mes de abril. Para saber más sobre la hazaña de las tres coristas, el llamado "Trío la la la" -María Jesús destaca por ser la más alta de las tres-, y sobre la trayectoria profesional y discográfica de otra de sus componentes, Mercedes Valimaña, merece la pena ver este enlace:



Muy poquito después de su aventura eurovisiva María Jesús volvió a participar en una justa musical, el X Festival de la Canción de Benidorm, celebrado en julio, quedando nada menos que en segundo lugar (el primer puesto fue para Julio Iglesias y Los Gritos con La vida sigue igual). El tema que interpretó se llamaba Vamos a cantar, estaba escrito por Tomás de la Huerta y José Luis Navarro, y fue interpretado también por Cristina y sus Stop. Tanto María Jesús como Los Stop grabaron sendas versiones del tema, en ambos casos con arreglos soul-ye-yé, que fueron publicadas en respectivos singles. El de nuestra protagonista fue editado por el sello Fidias y es la única referencia discográfica que conocemos en la que aparece como cantante solista.


Antes de finalizar la década María Jesús volvió a entrar en los estudios de grabación, en esta ocasión para interpretar canciones escritas por Luis Aguilé, pertenecientes a la novela musical Canción de amor, que forman parte de un Lp mismo título editado por Nestlé en 1969, junto con otros temas cantados por el propio Luis Aguilé y la cantante Alexandra. Este disco contiene hasta cuatro temas interpretados por María Jesús, canciones de corte romántico, de lujosa producción, uno de ellos interpretado a dúo con Luis Aguilé; aunque parece haber puesto también la voz a un quinto tema, misteriosamente no acreditado a cantate alguno en el disco, una divertida rumba-pop llamada ¿Dónde están los hombres?

Llegados a este punto perdemos la pista a esta estupenda cantante y actriz. A ver si alguien nos cuenta más cosas.  Les dejamos con algunas de las canciones que acabamos de comentar, que las disfruten.







Marina

Ni rastro sobre el paradero actual o la identidad de la dulce Marina, una chica ye yé de exigua carrera. Apenas se le conocen media decena de grabaciones: las cuatro del único EP que grabó para el sello Marbella en 1965, y otra más, incluida en el LP recopilatorio Disco-Concurso Especial Hits, publicado por Vergara en 1966. El último (y más desconocido) tema no es otro que Cantemos, también grabado por Licia en 1965; de hecho, la versión de Marina utiliza exactamente la misma base musical, sobre la que canta con una voz más aguda y juguetona que la de la cantante aragonesa. Tema que, por cierto, fue escrito por Los Sírex, compañeros de sello discográfico de ambas chicas, que habían grabado asímismo su propia (y muy recomendable) versión en 1965. 



Porque el sello Marbella, que publicó el único EP de Marina, era en realidad un subsello (con vocación de moderno) de Vergara, compañía que incluso promocionó a la cantante con un sorprendente póster cuya existencia desconocíamos hasta hace bien poco. 


Marina debe figurar con letras doradas en la enciclopedia del ye yé español, aparte de por su vestuario y peinado bien modernos, por su magnífica versión de Snob ye yé, uno de los números más divertidos de todo el pop español, escrito por César Nuño de la Rosa, que fue objeto de otras versiones por compañeras de fatigas yeyé como Laura y Maleni Castro. Tema que además formó parte de la banda sonora del filme La caza (Carlos Saura, 1966), donde sirve de fondo a varias secuencias, aunque en la versión de Laura. 

Son destacables también sus versiones de Don't Let Me Be Misundertood, popularizada por Nina Simone y The Animals, traducida como Comprensión (esta fue a su vez grabada por Licia con las mismas bases musicales que las usadas por Marina, en el citado LP de 1966); y de La Finta Tonta, de la italiana María Doris, que incidía en esa costumbre tan ye yé de dedicar canciones irónicas y humoristicas a gentes feas, tontas o locas, casi siempre víctimas del amor. Estaremos inmensamente agradecidos a quien nos pueda proporcionar algún dato más sobre Marina.




Olympia



Imposible, como es habitual, conocer la identidad de la Adorable Chica Ye Yé que se movió en el mundo del espectáculo hacia 1964-1966 bajo el seudónimo artístico de Olympia. Sabemos al menos que fue una ye yé castellana de pura raza, natural de Segovia, nacida en 1947, que comenzó a cantar ante el público los 12 años, que se sacó el carné de cantante profesional a los 17, que fue promocionada por la TV, que aparcó sus estudios de secretaria para dedicarse a la canción, que estuvo actuando en Portugal, que también pintaba y que fue actriz secundaria en algunas películas. Y que era muy inteligente. Estos datos vienen en la contraportada de su cuarto EP (Olympia en Benidorm, 1965), donde también se nos dice que sus aficiones favoritas eran, agárrense, los libros y la meditación. Qué lista y qué adelantada, hay que ver.


En enero de 1964 fue contratada por Fonogram S.A. para grabar en el sello Polydor, con el que publicó cuatro EPs entre ese año y el siguiente, aunque nos dejó otro EP más de propina en 1966, que fue publicado por Marfer. Lo que significa que fue compañera de sello de las chicas Angela, Eva, Franciska y Yalina (que grabaron para Polydor) y también de Blanca Aurora y Renata (que grabaron para Marfer).

Demostró ser tan buena y tan profesional con sus dos primeros discos, que fue seleccionada para participar en el Festival de la Canción de Benidorm de 1965. Y como era recia castellana curtida en Portugal, también participó en el Festival Hispano-Portugués de la Canción de Aranda de Duero de 1966. Eventos que tuvieron una plasmación directa en dos de sus EPs.

Su repertorio estuvo compuesto por estándares de la era ye yé. Muchos de origen italiano, entre los que nos encantan Por fin salimos el domingo (Gianni Morandi), que también fue interpretado por Francesca; Mi desengaño (Fausto Mola), también grabado por Maika y Slvana Velasco; y Prima o Poi (Remo Germani), también grabado en castellano por Silvana Velasco, Los Mustang, Licia, o Ennio Sangiusto. Además, junto con Licia, Nuri o la Hermanas Ros, fue una de las pocas chicas españolas que cantaron temas de los Beatles, concretamente dos, Conocerte mejor y  Lo tendrás amor, que eran versiones respectivas de I Should have known Better y From Me To You. Hizo también algo de flamenco-ye-ye-suave, con su versión de Con la luna lunita luna, llevada a la fama por Conchita Bautista. Y por supuesto abordó algunos clásicos del ye yé autóctono: Tu loca juventud, Chispas y Tarjeta postal, recuerdos de su paso por Benidorm.












Aqui les dejamos con tan sólo 3 de las 20 canciones que publicó. Podrán comprobar que es material digno de ser reeditado, que daría para todo un flamante LP.















Tania Velia



La verdad es que fue un verdadero lujo. Que la escena española de los años 60 acogiera la carrera musical de la insigne Tania. Porque fue en nuestro país donde grabó casi todos sus discos. Una faceta, la de cantante, que añadía a su ya entonces dilatada carrera profesional: Tania se había formado simultáneamente como aparejadora y como actriz, había sido nadadora olímpica, profesora de danza, modelo de Playboy, miss Yugoslavia y actriz de Hollywood, entre otras cosas, porque también hablaba 5 idiomas; todo ello antes de establecerse en España y de aprender además el castellano. Los textos incluidos en un par de discos suyos señalan que era de origen croata, nacida en Zagreb, con padres originarios, además, de la  costa Dálmata, si bien en la red se ha popularizado la noticia de que era oriunda de Sipske, Moravice, actual Bosnia-Herzegovina... No hay duda, en cualquier caso, de que nació en algún lugar de la entonces República Federativa Socialista de Yugoslavia, alrededor de 1935.

En su primera juventud, hacia los 20 años, tuvo la ocasión de cruzar el telón de acero para participar en una competición de natación en Viena, lo que aprovechó para no regresar a su país e intentar hacer realidad su sueño: convertirse en actriz de Hollywood. Y lo cierto es que lo consiguió: emigró a Estados Unidos, donde fue acogida como refugiada y no tardó en obtener la nacionalidad norteamericana. Tras desempeñar diversos oficios, consiguió importantes papeles en unos en unos cuantos filmes, rodados en la meca del cine, entre 1958 y 1961; filmografía que puede observarse en el siguiente enlace:

Trabajó también para la televisión y el teatro, en comedias musicales de Broadway, viajó por Canadá, Venezuela y Cuba, hasta que, a principios de los años 60, la nostalgia le impulsó a volver a su Yugoslavia natal. Fue en ese momento, durante su retorno a Europa, cuando aterrizó casualmente en nuestro país. En una entrevista publicada por la fotonovela Rompeolas (nº 2, marzo de 1967)
contaba cómo había llegado: estando en Viena, la contrataron para intervenir en un par de programas de la televisión española. Llegó, vió... y le gustó. Además, el cantante Torrebruno la convenció para quedarse, iniciando junto a él una gira de actuaciones.

Primer Ep, 1963
Segundo EP, 1963


Precisamente fue Torrebruno, que entonces era una estrella al alza del pop español, el autor de Una vez más, la primera canción del primer EP de Tania en España, publicado por Zafiro en 1963, con cuatro estándares musicales que nos parecen un tanto insulsos, a los que la cantante pone voz con un fuerte acento extranjero. A este siguió un segundo EP, todavia en 1963, y un tercero ya en 1965, del que se extrajeron un par de singles, todo ello siempre publicado por Zafiro.

Desconocemos qué pasa en el segundo disco, pero para el tercero Tania ya brillaba como una auténtica chica ye yé autóctona, trayéndonos un rítmico número del cantante argentino Beto Fernan, titulado Ahora sí; y realizando una magistral versión de Every Day I Have To Cry Some, tema compuesto por el soulman Arthur Alexander, que sigue de cerca la versión grabada en 1964 por la inglesa Dusty Springfield, con el título de Llorando vivo cada día


Tercer EP, 1965
























1965
Todo indica que Tania seguia viajando constantemente en esa época, alternando estancias en España, Yugoslavia y sin duda los Estados Unidos (era ciudadana norteamericana), donde mantenía el alquiler de un apartamento en el que conservaba sus pertenencias, según confesó en la citada entrevista de 1967. Prueba de ello es el EP que publicó en 1965 para el sello Jugoton en Yugoslavia, con cuatro canciones claramente deudoras de su experiencia española, que le sirvió para desembarcar en su tierra de origen con cuatro imperecederos temas latinos, en los que alterna fragmentos cantados en castellano con otros en su lengua natal. 

Tras la aventura con Zafiro (y probablemente a la vuelta de algún viaje) Tania cambió de casa discográfica firmando con Belter, que le publicaría otros dos Eps en 1966 y un single de despedida en 1969. También en estos discos nos legó unas cuantas gemas, a destacar: Dónde están las llaves, que no es el conocido tema infantil sino una canción ye yé escrita por Regueiro / San Antonio con arreglos de C. Mapel (seudónimo de Augusto Algueró), con un teclado absolutamente juguetón;  una versión del I Got You Babe de Sony & Cher, traducida lógicamente como Ya te tengo; y, cómo no, su flamante versión de Les Cornichons, el divertido tema de Nino Ferrer, es decir, Los Pepinillos, una delicia optimista con punto friki dedicada a un picnic campestre y a las viandas que allí se consumen.


Rompeolas, 1967
Esto también vale para el picnic, chicos























1966

1966

1969

Tania no sólo fue un importante pilar del yeyé español, también contribuyó al yeyé de su tierra natal con un segundo disco para Jugoton, publicado en 1969, que incluía una versión del clásico de los Seekers Georgy Girl, cantado en servo-croata, y una portada muy en la onda.

1969

A partir de aquí perdemos la pista de la bella Tania. Ni rastro de su actividad posterior. Habrá que buscar por España, Estados Unidos y Croacia, entre otros muchísimos lugares donde podría residir. Te mandamos un beso muy grande. A continuación pueden disfrutar de sus llaves, sus pepinillos y su Georgy Girl.























No hay comentarios:

Publicar un comentario